Vuela, Paloma, vuela

Para ir con la verdad por delante debo admitir que odio a las palomas, esos bichejos que poco a poco se van adueñando del puesto que tenían las ratas en las ciudades. Tardaremos poco en ver a una paloma carroñera volando con un pobre gato en el pico.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*